Hansel y Gretel
Clasicos
Érase una vez dos hermanos algo desobedientes y rebeldes llamados Hansel (el chico) y Gretel (la chica). Sus padres les insistían en que andar solos por el bosque era muy peligroso, ya que las brujas podían estar acechando tras cada árbol. Pero Hansel y Gretel no hacían caso a sus padres. Creían que todo era una mentira para no dejarles divertirse. Así que de vez en cuando se escapaban del …
La cigarra y la hormiga
Clasicos
En el Bosque de la Lluvia se vive estupendamente casi todos los meses del año. Las estaciones se suceden mientras transcurren los días y los animales disfrutan del buen tiempo cantando y brincando. Pero la historia que nos ocupa en esta ocasión tan sólo tiene a dos protagonistas, una es la cigarra y otra es la hormiga. Estos dos insectos, que en realidad son familia, pues son primos, entre ellos …
El príncipe y el mendigo
Clasicos
Érase una vez un príncipe intrépido, bondadoso y extremadamente rico, que vivía rodeado de la fortuna y los placeres de la vida, con mil atenciones y sin ninguna obligación. Durante uno de sus paseos frecuentes por el Reino se encontró un día a un mendigo que era clavado a él, parecían dos gotas de agua. El príncipe examinó cuidadosamente al pobre hombre, le limpió la cara, le lavó la mugre …
El Patito feo
Clasicos
Érase una vez en un estanque que vivía la señora Pata. La señora Pata estaba muy contenta porque sus huevos, que había puesto hace poco tiempo, estaban a punto de eclosionar y de ellos iba a salir toda su prole en forma de patitos muy graciosos y bonitos. Conforme una noche terminaba y el día tomaba paso, los huevos fueron rompiéndose, uno a uno, y los patitos fueron saliendo, brincando, …
La Zorra y el Cuervo
Clasicos
Érase una vez un cuervo que vivía entre el bosque y el pueblo, que era conocido por su ego y su orgullo, además de por supuesto por su habilidad robando joyas y comida a los habitantes del reino. Una mañana de primavera, en la que el negro cuervo vanidoso estaba muerto de hambre, se acercó a las casas del pueblo a ver qué podía robar. Fue entonces cuando vio en …
El flautista de Hamelín
Clasicos
Hamelín era un pequeño pueblo de Florencia, en Italia, rodeado de enormes montañas y donde vivía poca gente. Hacía tiempo que el cacique del pueblo junto con la ayuda de los adultos, había saqueado todos los lugares vecinos, se había apropiado de sus hijos y los utilizaba como trabajadores sin descanso. Sin embargo, los problemas llegaron a Hamelín cuando las ratas se asentaron en el lugar. Había ratas por todas …
El Lobo y los Siete cabritillos
Clasicos
Érase una vez en un prado verde y tranquilo que vivían una vieja cabra y sus siete cabritillos, pequeñitos, alegres e inocentes. La casualidad y la coincidencia obligaron a la vieja cabra a ir a por comida, puesto que las provisiones de invierno ya se habían terminado. Por esa razón, la vieja cabra llamó a sus siete cabritillos y los reunió en círculo. “Queridos y pequeños cabritillos míos, tengo que …
La Cenicienta
Clasicos
La vida de Cenicienta no era para nada perfecta. Vivía con su madrastra y sus dos hermanastras en una pequeña y vieja casa a las afueras del pueblo, muy alejada del centro, del mercado y, sobre todo, de Palacio. Cenicienta era explotada y humillada por sus familiares adoptados. La obligaban a hacer todas las tareas de la casa, la limpieza, la comida. No la dejaban salir de casa y era …
La Caperucita Roja
Clasicos
Érase una vez una pequeña niña que vivía con su madre en el bosque. Ella se llamaba Caperucita Roja. Además de su madre, en el mismo bosque, aunque en un lugar más profundo del mismo, se encontraba la casa de su Abuelita, la persona después de su madre y su padre a la que más quería del mundo. Todos los días, la madre de Caperucita Roja y ella iban por …
Blancanieves y Los Siete Enanitos
Clasicos
Érase una vez en un reino muy lejano, en el que vivía una malvada bruja, de nombre Maléfica, que estaba obsesionada con su belleza. Tanto se preocupaba por su aspecto físico que consultaba de forma diaria a un espejo mágico que tenía en su tenebroso castillo. “Espejito, espejito”, le decía. “¿Quién de todo el reino tiene el rostro más bonito?” Y el espejo mágico siempre le contestaba: “Tu rostro y …