La Bella Durmiente
Clasicos
Érase una vez un Reino con un Rey y una Reina que no tenían descendencia. El Rey soñaba con tener un hijo alguna vez, pero éste no llegaba. Al cabo de los años, por fin, su esposa quedó embarazada de una hija y el Rey, tan contento pese a que no fuera varón su descendencia, decidió organizar la fiesta más grande de la historia. A ella invitaron a todos los …
La Sirenita
Princesas
Era el día del concierto en el reino del rey Tritón bajo el mar. Sirenas y tritones corrían hacia el salón para conseguir un buen lugar. Sebastián, el compositor cangrejo, dio las primeras señales para organizar la orquesta y por lo tanto para iniciar el concierto. Sería una noche muy especial, así como seis de las hijas del Rey Tritón iban cantar y bailar en el escenario con el sonido …
La princesa y el guisante
Clasicos
Es preciso saber que las princesas en la época de los cuentos no eran personas normales. Su cara era la de una mujer corriente. Su cuerpo, normalmente bien formado y agradecido, no difería mucho respecto al cuerpo de cualquier otra mujer. Incluso sus gestos, ademanes y voz podían ser idénticos a los de cualquier fémina. Pero, sin embargo, poseían una característica invisible que sólo ellas podían notar y es que …
La Cenicienta
Clasicos
La vida de Cenicienta no era para nada perfecta. Vivía con su madrastra y sus dos hermanastras en una pequeña y vieja casa a las afueras del pueblo, muy alejada del centro, del mercado y, sobre todo, de Palacio. Cenicienta era explotada y humillada por sus familiares adoptados. La obligaban a hacer todas las tareas de la casa, la limpieza, la comida. No la dejaban salir de casa y era …
Blancanieves y Los Siete Enanitos
Clasicos
Érase una vez en un reino muy lejano, en el que vivía una malvada bruja, de nombre Maléfica, que estaba obsesionada con su belleza. Tanto se preocupaba por su aspecto físico que consultaba de forma diaria a un espejo mágico que tenía en su tenebroso castillo. “Espejito, espejito”, le decía. “¿Quién de todo el reino tiene el rostro más bonito?” Y el espejo mágico siempre le contestaba: “Tu rostro y …