Cuento Infantil: Andrés y su Saxofón

la-cabra-y-el-zorro

Andrés vivía en un hogar muy pobre. Cuando Andrés comenzó en la escuela pública descubrió su pasión por la música. Allí conoció a personas que descubrirían su talento.

La maestra Ana era la encargada de enseñarle a tocar guitarra y piano. Un día el director de la escuela había anunciado que llegarían instrumentos, a fin de que cada estudiante pudiera escoger uno para aprender a tocarlo.

La maestra de Andrés anunció a la clase la llegada de los instrumentos. Todos los estudiantes creían que serían guitarras o flautas.

Esto no fue así, Ana llegó junto al director y trajeron pianos, saxofones y trompetas.

Toda la clase quedó boquiabierta ante la llegada de los nuevos instrumentos, muchos de los estudiantes decidieron abandonar la materia.

El aula quedó únicamente con cinco estudiantes, incluyendo a Andrés, quien había quedado estupefacto ante la belleza del saxofón.

Ana, había notado la reacción de Andrés, lo invitó a ser el primero en probar el saxofón.

Andrés, emocionado, decidió hacerlo y, como era su primera vez junto a tal majestuosidad, no tocó nada bien su primera melodía.

Ante tal sonido los estudiantes se burlaron de él y le dijeron que jamás aprendería a tocarlo.

Andrés, muy triste, salió corriendo y abandonó el aula. Ana regañó a los compañeros de Andrés y fue corriendo tras él.

Cuando Ana consiguió a su estudiante le comentó que si realmente quería aprender a tocar el saxofón ella le enseñaría ofreciéndole clases particulares en el aula de música. Andrés aceptó y así comenzó su aprendizaje.

Día tras día se reunían para trabajar con el saxofón. Así transcurrieron los meses, Andrés ya estaba hecho prácticamente un experto con dicho instrumento y en pocos días sería la presentación final.

Ana le informó a su alumno que él sería el encargado de abrir el evento a fin de que pudiera mostrarles a todos lo arduo que había trabajado para conseguir su meta. Andrés no podía rechazar la oferta, su emoción era tan grande que un “no” no podía entorpecer su sueño.

El día del acto final había llegado y, entre nervios y mucha ilusión, Andrés abrió el evento con una melodía que dejó a toda la escuela sin maravilló a todos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *