Cuento Infantil: El cuervo y el zorro (Version Corta)

cuento-infantil-el-cuervo-y-el-zorro

Había una vez un cuervo que se encontraba en el copo de un árbol, en su pico sostenía un gran trozo de queso, suave, oloroso y muy delicioso.  El cuervo era algo pretencioso, por lo que alardeaba sin cesar de su queso oloroso. A todo el mundo muy presuntuoso les mostraba su queso con gozo, pero luego les decía que el único que lo probaría sería el y nadie más solo ese día.

De lejos un joven zorro lo miraba con enojo, pero al sentir el olor del gran trozo de queso oloroso quedó fascinado y decidió que se quedaría con el queso apestoso. Se acercó al cuervo con mucha gracia y comenzó a recitar poemas con mucha labia, en ellos describía la hermosura de aquel día y como el sol iluminaba las plumas tan preciosas que aquel cuervo portaba.

El cuervo prestó atención, mientras aquel zorro seguía recitando con mucha emoción, todas esas alabanzas para que se dirigían a su persona y que nunca había escuchado hasta ahora. El zorro continuó y continuó diciendo que la belleza de aquel cuervo no tenía comparación con ninguna otra ave que rondará por aquella región.

El cuervo aunque sorprendido de aquellos gemidos, siguió prestando atención mientras su ego se seguía inflando como un gorrión. Así estuvieron por un largo rato, mientras todos al pasar los veían con rezago, pero el cuervo estaba tan emocionado con aquel discurso que decidió bajar un poco de su seguro arbusto.

Miró al zorro firmemente y decidió que para agradecerle tendría que gorgojar alegremente, así que abrió el pico donde sostenía su queso oloroso pero este se cayó directamente a las manos de aquel zorro, que lo esperaba con mucha emoción mientras se reía sin compasión de aquel viejo cuervo, al cual le había dado una gran lección.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *