Cuento Infantil: El espadachín y su princesa

la-cabra-y-el-zorro

En un palacio de Londres nació una preciosa princesa con ojos verdes y el cabello más dorado que un girasol de época.

Pasaba el tiempo y por su belleza, su padre el rey decidió que la princesa jamás debería salir del castillo, ya que en el mundo siempre ha abundado la envidia y existían personas que le podrían causar daños. La princesa se sentía muy sola pues no podía hablar con nadie, no tenía amigos ya que su padre no dejaba que nadie se acercara. Un día llego un nuevo espadachín al palacio que desde el jardín la vio asomada en la ventana de su habitación y desde ese entonces quedo enamorado de la princesa, pero sabía que una hermosa hija de un rey jamás podría estar con un simple espadachín como el, sin embargo, las ganas de oír su voz y de verla más de cerca, lo convencieron.

Al anochecer tomó una escalera y cortó con su filosa espada las flores más bellas de todo el reino y tocó su ventana; la princesa salió extrañada de que el nuevo espadachín se arriesgase así por ella, y desde ese entonces el espadachín fue cada noche a visitar a la bella princesa y tener sus citas sin que nadie se enterara.

Un día el rey los descubrió y mando ejecutar al espadachín… El día de la ejecución llegó y la princesa corrió hacia el espadachín abrazándolo con mucha fuerza y prometió que jamás amaría a otro hombre como a él. El espadachín murió, pero su espíritu siguió acompañando a la princesa todas las noches ya que ella no lo olvidó y recordaba cada flor que él le obsequiaba.

El amor jamás podrá ser prohibido, no elegimos a quien amar, quien intenta prohibir el amor entre dos seres nunca podrá sentir la satisfacción de amar de verdad.

Incoming search terms:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *