Cuento Infantil: Juanito Solito

la-cabra-y-el-zorro

En las praderas de Chotillo vivía Juanito Solito, entre verdes campos, clima cálido, frutas dulces y animales coloridos. Durante el día, Juanito se divertía en el rio, corría en los campos y comía toda la fruta que le provocaba; en las tarde se asoleaba y leía sus libros favoritos.

Juanito no tenía amigos no porque no quisiera, simplemente no conocía a otras personas, ya que su hogar estaba muy alejado de el de otras personas, él sabía de la existencias de otros gracias a sus libros, sin embargo jamás había visto a algún ser humano.

Un día, paseando por los campos, encontró un par de manzanas a medio comer. Con gran sorpresa las tomo y pensó en que animal podía haberlo hecho; sin embargo, mientas lo meditaba, noto que algo se movía entre los arbustos.

Al seguir el movimiento, rápidamente busco al causante de tal alboroto, pero su sorpresa fue enorme; dos personas, aproximadamente de su estatura, como las de los libros que tanto leía, corrían riendo, alejándose de la escena como si algo les hiciera gracia. Boquiabierto, no intento alcanzarlos.

Esa noche Juanito no durmió muy bien, pasó gran parte de la noche pensando en lo que había visto, meditando en que haría si volviese a verlos, pensando de donde vendrían y que harían por la zona.

Al día siguiente caminando cerca de los árboles frutales, seguía teniendo dudas sobre lo que había visto cuando de repente algo lo interrumpió: el chasquido de una rama se dejó caer muy cerca de donde caminaba, uno de los niños que había visto el día anterior, sorprendido, se acercó, y el otro niño con voz tímida lo saludó.

Al caer, una niña bajó del árbol y sin temor también lo saludó. Juanito tenía muchas dudas, sin embargo dejo el temor y les pregunto quiénes eran, a lo que los niños contestaron riendo: vivimos en tu mente y te acompañaremos siempre.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *