Cuento Infantil: La aventura original

la-cabra-y-el-zorro

Carlos y Roberto vivían en el mismo vecindario y eran muy buenos amigos. Justos salían todas las tardes a jugar en el parque de la urbanización para disfrutar del tobogán, el columpio y la rayuela. También jugaban fútbol y beisbol. De vez en cuando se juntaban con otros niños pero lo usual era verlos a ellos dos solamente.

Roberto era travieso, siempre tenía ideas nuevas y se las comentaba a Carlos que siempre estaba dispuesto a realizarla. Una de tarde de verano a Roberto se le ocurre hacer con unas bolsas plásticas de supermercado un paracaídas. El plan era que cada uno juntara la mayor cantidad de bolsas plásticas para recortarlas, pegarlas con cinta adhesiva y lanzarse desde un árbol que se encontraba en el vecindario. Cuando empezaron a emprender la construcción del paracaídas se dieron cuenta de que el material era muy endeble y no iba a servir.

Así que buscaron una sábana. Cuando la tienen la amarran con trenzas de zapatos y buscan el árbol más alto que se encuentre. Ellos son unos expertos escaladores, no es casualidad que los vecinos suelan llamarlos “los monitos”, así que subirse al árbol no era tarea difícil. Cuando lo hacen y están dispuestos a lanzarse los dos al mismo tiempo, cada uno con un paracaídas. El tronco se empieza a despegar del suelo para que el árbol se convierta en un árbol volador, pues era un árbol mágico que funcionaba cuando los niños tenían buenas intenciones.

Durante el vuelo emprendieron un viaje original hacia el lago de la ciudad, lugar adonde nunca habían podido ir porque sus padres están muy ocupados. Allí se bañaron y jugaron toda la tarde. De regreso disfrutaron del vuelo de los pájaros y sentir la brisa en la cara. A partir de ese momento Carlos y Roberto se subirían al árbol para emprender aventuras todos los días.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *