Cuento Infantil: El lado bueno de la Lluvia

cuento infantil El lado bueno de la lluvia

Desde su cuarto de juegos escuchaba David las gotas de lluvia, que caían como caramelos sobre el techo de la casa y sin prestar atención siguió jugando en su habitación.

Al pasar las horas, ya cansado de jugar en su cuarto, David sintió ganas de salir a jugar al parque a compartir con los demás niños, por lo que se dirigió al closet, tomó sus zapatos nuevos y se los puso para salir; pero la lluvia no paraba de caer y eso lo llenaba de tristeza porque no quería mojar sus zapatos.

Decidió pararse junto a la ventana de su habitación a esperar que escampara, mientras observaba como las gotas de lluvia caían sobre el pavimento y cada vez parecían hacerlo con más fuerza, como si no fuese posible que parara de llover.

David cada vez se desilusionaba más al no poder salir a jugar al parque y no aguantaba más, entonces comenzó a llorar. Su madre entró a la habitación donde se encontraba David a ver qué le pasaba y éste le hizo saber lo molesto que se sentía al no poder salir al parque por la fuerte lluvia.

Su madre con una mirada de comprensión le dijo que no tenía porque estar molesto, sino que podía aprovechar de esa situación porque era divertido jugar bajo la lluvia por un ratico.
David, algo confundido le dejó saber a su madre que no era posible porque no quería mojar sus zapatos nuevos, pues había esperado para estrenárselos cuando saliera al parque y que todos vieran lo bonito que le quedaban. Sin embargo, la madre le respondió que ya vendrían días de sol para presumir sus nuevos zapatos, pero que por los momentos debía aprender a bailar bajo la lluvia y que mejor manera de hacerlo que con los pies descalzos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *