Cuento Infantil: Mi nacimiento

la-cabra-y-el-zorro

Desde que estoy aquí adentro me siento extremadamente cómodo, poco a poco he ido creciendo y mi alrededor también. Es poco lo que puedo hacer, pero me entretengo fácilmente. Escucho muchas cosas y algunas voces, así le llaman los que están afuera. “Voces” esos sonidos que se dirigen a mí mientras acarician mi casita.

Las voces dicen que hoy será un día especial, la dueña de mi casa irá a un lugar que ha visitado en los últimos meses, siempre conversa con alguien que se llama “doctor”. Él siempre repite “está bien”, “está sano”, creo que se refiere a mí, porque cada vez que lo dice, siento una emoción especial dentro de casa.

Debo confesar que a veces me despierto por las madrugadas, pero esta vez me siento diferente. Creo que es hora de salir a conocer el mundo y saber quiénes me han hablado tanto durante estos meses. ¡Uy! Parece que esta patada fue diferente.

Siento que todo se está moviendo rápidamente, escucho ¡vas a ser mamá!, ¡llegó la hora! ¿Así que la dueña de la casa es mi mamá? ¡Genial! Oh no, creo que no debería emocionarme tanto. Perdón, mamá.

Escucho otra voz, la reconozco. La del doctor, ¡hola, doctor, aquí estoy! Ya quiero saber qué tanto pasa allá fuera, por qué se mueven tanto, parecen emocionados.

“Mamá, espero que estés lista porque ya creo que es hora de salir”. Guaaaaaau, sí ¡ya es hora! Esperen, ¿qué es esto? Aquí hace demasiado frío, ¡ordeno que me regresen a casa! Hey, ¿por qué mamá llora? No, no llores, por favor. Está bien, déjenme aquí, no quiero regresar, ¿feliz, mamá?

Todo es muy diferente aquí afuera, pero me gusta. Las personas se acercan y me dicen que soy hermoso. ¡Seguro que sí! Esto es genial, gracias, mamá, espero que los días continúen así.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *