El gran árbol y el leñador

la-cabra-y-el-zorro

En una humilde aldea existía un gran y poderoso árbol, que se encontraba en todo el centro de esta. Había un sinfín de mitos sobre este majestuoso árbol, algunas personas decían, que este no podía ser talado, otras estaban seguras de que el árbol había sido plantado por un dios que lo protegía.

Una fresca mañana llegó un fuerte leñador, llamado Max. Este había recorrido todo el mundo buscando el árbol de la aldea, debido a que no existía ningún árbol que no pudiese ser cortado por él. Al llegar a la aldea, relató a sus habitantes increíbles historias sobre sus grandes hazañas, dijo que había cortado árboles que podía llegar a medir 50 metros de largo y 35 de ancho. Estas historias impresionaron bastante a algunos aldeanos, sin embargo alarmaron a los que amaban el árbol.

En la tarde del mismo día, el fortachón Max, se dirigió al centro para admirar al árbol, que media aproximadamente 54 metros de largo y 41 de ancho, esto le trajo una gran felicidad, ya que nunca había cortado un árbol tan grande en su vida.

Esa misma noche, algunas personas se dirigieron a hablar con él.

-Joven leñador, por favor no corte nuestro árbol, ha estado ahí por muchas generaciones, y no sabríamos como seria la vida sin él, le suplicó un anciano que vivía cerca del árbol.

-Gran leñador, si el árbol cae mucha de las casas podrían destruirse, por favor no lo haga, dijo una señora con cara triste.

– No podrás talar ese poderoso árbol, nadie ha podido, y tú no serás el primero, comentó un misterioso joven con una mirada maligna.

Sin embargo, el leñador ignoró estos comentarios y se fue a dormir.

A la mañana siguiente, Max se dio cuenta lo apegado que los aldeanos estaban con el árbol, y por mucho que deseaba silenciar a bastantes personas, decidió no hacerlo. Al anunciar esto, el joven que lo había desafiado, le regaló una semilla a Max, y le dijo, toma demuéstrale al mundo que eres el leñador más fuerte.

Luego de su visita Max se dirigió a su pueblo natal, donde plantó en todo el centro esta semilla, que con los años fue creciendo hasta llegar a ser uno de los árboles más grandes del mundo.

Max fue reconocido como “el leñador que sembró uno de los arboles más grandes de todo el mundo”.

Incoming search terms:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *