La mula pretenciosa

Un granjero que vivía lejos de la ciudad tenía en su granja una mula, un asno y también tenía varias aves de corral. Un día las aves de corral enfermaron y el granjero debía realizar un largo viaje para la ciudad en busca de la medicina. El preparó las cosas del viaje y las cargó sobre el asno y la mula para iniciar el viaje. Como era de esperarse el granjero pensaba que el asno era más fuerte y le puso el mayor peso a él y menor peso a la mula.

Cuando habían avanzado un poco en el camino el asno ya cansado le pide a la mula compartir la carga, pues se sentía agotado y llevaba mucho peso. La mula, como era muy pretenciosa en un principio ignoro la petición. Al rato al asno volvió a pedirle el mismo favor a lo que ella contesto:

—No seas flojo asno, lleva tu carga. Yo soy una dama y no puedo llevar más peso. Además el amo ha escogido la carga que cada quien podía llevar, así que no digas ahora que estás cansado.

El asno no contestó a la mula  luego de esto, y no le volvió a pedir el favor. Cuando iban cerca de la mitad del camino el asno murió por causa del agotamiento. El granjero enterró al asno y luego tomó toda la carga que llevaba el asno y se la subió a la mula para continuar su viaje. Fue así como la mula debió llevar su peso y el peso del asno durante la mitad del viaje, y esto solo porque no quiso ayudar al asno antes para que no colapsara por el cansancio.

Moraleja: Debes  ayudar a tu prójimo si lo necesita, puesto que muchas veces por no ayudar a los demás podemos perjudicarnos a nosotros mismos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *