Las aventuras del conejo valiente

ALWFH-260sq_Cvr_PB:ALWFH-260sq_Cvr_PB

Había una vez un conejo muy valiente llamado Prudins, quien era el orgullo del Bosque Encantado, un lugar mágico en donde todos los animales vivían felices, hasta el momento en que las Torlens llegaban para destruir la paz del lugar.

Las Torlens se constituían en un grupo de abejas malvadas que llegaban al lugar para atemorizar a todo Bosque Encantado. Cuando los animales veían al grupo de las Torlens, todos huían despavoridos en busca de protección para evitar el ataque de las abejas malvadas.

Solo había alguien que no temía a las Torlens y se trataba de Prudins, el conejo valiente, una pequeña liebre que no le temía a nada.

-¡Mamá! Si llegaron las Torlens, saldré a defender a Bosque Encantado y no dejaré que nos atemoricen más- Repetía Prudins, el conejo valiente.

Su madre, muy atemorizada trataba de proteger a su valiente conejo, pero Prudins siempre lograba salirse con la suya y lograba emprender nuevas aventuras. Esta vez se enfrentaría con las temidas Torlens y evitaría que estas volvieran a atemorizar al Bosque Encantado.

Prudins salió una noche en la que todos dormían en Bosque Encantado y fue en busca de Katie, una antigua tortuga que era conocida por preparar los mejores hechizos.

-Katie, necesito tu ayuda- dijo Prudins.

-¿En qué puedo ayudarte, valiente Prudins? – Preguntó Katie.

-Necesito que crees una red mágica para proteger a Bosque Encantado- replicó Prudins.

-Sé cómo podemos hacerlo, Prudins, pero necesito tu ayuda, en mi libro de hechizos ayúdame a encontrar el hechizo para crear escudos mágicos.

Prudins encontró tras un momento el hechizo y Katie hizo su magia para proteger al Bosque.

La mañana siguiente, las malvadas Torlens intentaron entrar a Bosque Encantado y estas chocaron contra el escudo mágico, así el conejo valiente, Prudins logró proteger a todos.

Incoming search terms:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *