Los músicos de Bremen

cuento-infantil-los-musicos-de-bremen

Cerca de Bremen viven aldeas, granjas y campos de varias cosechas donde humanos y animales conviven trabajando juntos para sacarse el pan cada día que pasa. Sin embargo, cuando algunos animales se hacen demasiado viejos, los humanos intentan sacrificarlos o quitárselos de encima de alguna manera, pues si no sirven para nada tampoco les quieren dar de comer. Este es el caso de un asno que, por ya no ser tan joven, sabía que pronto iba a ser sacrificado por su amo y decidió poner patas en polvorosa en dirección a Bremen, donde pretendía labrarse una buena vida como músico.

Durante su trayectoria hacia Bremen, se cruzó con un perro algo fatigado, que parecía estar huyendo de algo. Le preguntó qué le pasaba y por qué venía con tantas prisas a lo que el perro le contestó que como ya no cazaba como antes por un defecto en la vista, su amo había intentado sacrificarle, así que había decidido huir. El asno le explicó estar en la misma situación y le ofreció ser socio en la música para ganarse la comida en Bremen a lo que el perro aceptó encantado.

Se encaminaron por la tarde asno y perro en dirección a Bremen cuando un gato realmente muerto de miedo se les cruzó en el camino. Al preguntarle dónde iba, el gato les explicó que su ama había intentado matarlo porque ya no cazaba ratones, pero lo cierto es que con el tiempo se había hecho amigo de ellos y no quería hacerles daño. El asno y el perro le animaron a entrar como músico en el grupo y, juntos los 3, fueron caminando hacia Bremen.

Al llegar de noche a las puertas de la ciudad, escucharon a un gallo gritar con todas sus fuerzas. Le preguntaron qué le sucedía y les explicó que gritaba de esa manera para exprimir todo su potencial, pues al día siguiente su ama esperaba utilizarlo para un caldo que quería compartir con los vecinos. Ante este peligro de muerte, el asno, el perro y el gato animaron al gallo a unírseles como cantante en el grupo de música a lo que este último aceptó encantado.

Ya entrada la noche el frío comenzaba a hacer mella en estos nuevos músicos fugitivos y decidieron buscar un lugar donde refugiarse. Acudieron a lo que parecía una casa abandonada, pero se dieron cuenta de que habitaban en ella unos peligrosos ladrones. Con el fin de ahuyentarlos, el asno, el perro, el gato y el gallo buscaron una gran manta con la que taparse. El asno subió al perro, que subió al gato, que subió al gallo. Juntos uno encima del otro parecían una persona pero con la manta encima y en la oscuridad, en realidad se asemejaban más a un fantasma.

Los cuatro músicos cantaron delante de la casa y cuando se asomaron los peligrosos ladrones creyeron estar viendo, efectivamente, un peligroso fantasma. Huyeron despavoridos de la casa, pero se dejaron todo su botín.

Los músicos celebraron la victoria sobre los ladrones y entraron en la casa, donde se quedaron a dormir. Al día siguiente, también anocheciendo, los ladrones regresaron a por su botín pensando que la noche anterior habían bebido demasiado y por eso se creyeron que un fantasma les perseguía. Probablemente, se decían, fue un sueño.

Pero una vez en la casa escucharon música, cantos y demás ruidos, así que se asomaron a por las ventanas. Como éstas eran realmente grandes y los cuatro músicos estaban debajo de ellas, los ladrones no veían nada, aunque la música era clara y de gran calidad. Asustados porque fuera una casa encantada, huyeron sin el botín y nunca más regresaron.

El asno, el perro, el gato y el gallo mientras tanto habían descubierto que la casa era en realidad un antiguo centro musical donde había todo tipo de instrumentos. Cada uno se especializó en uno de ellos y, aunque el gallo quería tocar la batería, ciertamente se convirtió al final en el cantante. Juntos acudieron al alcalde de Bremen y le explicaron lo sucedido quien, como agradecimiento, les cedió la casa y todos los instrumentos de su interior, aunque tuvieron que devolver el botín de los ladrones.

Es así como estos músicos de Bremen comenzaron su andadura musical y vivieron felices en su recién adquirido hogar.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *