Cuento Infantil: La lombriz que quería ser mariposa

 

La lombriz que quería ser mariposa

Ramón era una lombriz de tierra, por lo que era larga y delgada y de color marrón. Tenía muchos amigos y una vida tranquila. Sin embargo, Ramón no era feliz. El consideraba que su vida era aburrida y que no servía para nada. Su mayor sueño era convertirse en una mariposa, pues eran criaturas hermosas y llamativas. Pero para ser mariposa debía ser un gusano de seda, y él era una lombriz.

Cada día se paraba en su rosa favorita, su hogar, y veía a los gusanos de seda en el tronco soñando con ser como ellos. Finalmente, un día Ramón decidió mudarse al tronco y hacer todo lo que hacían los gusanos de seda, con la esperanza de así poder convertirse en un gusano de seda y luego en una bella mariposa. En esto estuvo Ramón concentrado durante varios días, hasta que un día cansado de las apariencias se paró en el tronco a mirar con nostalgia su antiguo hogar, y fue allí cuando se dio cuenta de que su hogar, su bella rosa se había marchitado. Muy triste, Ramón empezó a llorar descontrolado.

Mientras lloraba le escucho Pili, el colibrí, quien se le acercó y le pregunto:

—¿Por qué lloras, Ramón?

—Porque he venido al tronco para convertirme en gusano de seda y no lo he logrado, y ahora mi rosa favorita ha muerto.

A esto el sabio colibrí le contestó lo siguiente:

—Ramón, tu nunca podrás convertirte en mariposa, pero si puedes revivir a tu rosa. Los desechos que produces al comer alimentan a la rosa, y como te has mudado ella ha quedado sin alimento.

Allí fue cuando Ramón se dio cuenta de lo valioso que era. Él no era bello como una mariposa, pero su vida servía para mantener viva a una bella rosa.

Moraleja: debes aprender a aceptar y amar quien eres, ya que todos somos valiosos a nuestro modo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *